lunes, 7 de diciembre de 2015

Ready Payer One, Ernest Cline


“En la vida real, yo no era más que un ermitaño antisocial. Un recluso. Un geek pálido y obsesionado con la cultura pop. Un agorafóbico sin amigos, sin verdaderos contactos humanos. Era sólo otra alma triste, perdida y solitaria, que malgastaba su vida en un videojuego mitificado. Pero en Oasis, no. Allí era el gran Parzival. El gunter mundialmente famoso, la celebridad internacional. La gente me pedía autógrafos.”

Al acabar anoche este libro, todavía no sabía que pensar de él. Los interrogantes se amontonaban en mi cabeza: ¿Es acaso posible que haya leído una novela juvenil? ¿El mundo puede irse tanto al garrete? ¿Me he convertido en una yonqui de los ochenta después de la maratoniana sesión de lectura que acababa de concluir? Como mi cerebro en ese momento se negaba a pensar más, me fui a la cama sobre las 4 de la madrugada. Y eso nos lleva hasta hoy, y esta nueva reseña.

Estamos en el año 2044. Para entrar en calor, imaginaos un mundo en el que los recursos fósiles se han agotado, la Tierra azorada por cambios climáticos brutales, guerras y hambre y pobreza llevada a límites desorbitados. Las multinacionales todavía siguen amontonando riquezas en pos de llevar a la ruina un planeta entero…ah, y más guerras de paso. Todo nos es curiosamente cercano, ¿verdad?. Pero a nadie parece importarle, porque millones y millones de personas están sumergidas en un programa de inmersión virtual, llamado OASIS, un mundo al alcance de cualquiera que disponga de una consola medianamente decente y conexión a fibra óptica. Allí pueden trabajar, ir a la escuela, hacer vida social, etc. sin abandonar su cuarto, salvo para alguna que otra necesidad básica como comer o ir al baño. Es una vía de escape de las penurias diarias.

 Y allí es donde comienza la historia de Wade Watts, uno más de los tantos jóvenes que han crecido con OASIS y cuyo único mundo conocido está en la red. Tras la muerte de James Halliday, propietario de la compañía Gregarious Simulation System, o GSS, e inventor de OASIS, sale a luz que ha dejado escondido en este mismo universo virtual un huevo de pascua que encierra los derechos de la compañía junto a una exorbitante suma de dinero. Todo quedará en manos del afortunado que logre resolver los acertijos y encontrar las tres llaves mágicas que abren las puertas para acceder al escondrijo. Pero aquel que deseé encontrar las llaves para franquear las puertas, tendrá que familiarizarse con la mayor obsesión de Halliday: los ochenta. Wade Watts, como casi el planeta entero, ha decidido embarcarse en lo que parece dar sentido a su miserable vida. Día y noche, estudia y memoriza juegos de recreación antiguos como Pac-Man, música, películas, todo aquel nimio vestigio de un mundo ya obsoleto. Los ochenta vuelven a estar de moda, pero parece que nadie ha sido capaz en los cinco años desde la muerte de Halliday a resolver el acertijo. Hasta que Wade da con la clave…y el mundo se vuelve patas arriba.

Nada más leer los primeros capítulos, el lector se sumerge en un mundo virtual muy, muy profundo. Las referencias a los ochenta nos bombardean a cada página que pasamos, ya que la única obsesión de nuestro protagonista es acercarse un poco más a las pistas que ha dejado Halliday para encontrar el huevo de pascua. Si a nosotros los ochenta nos parecen un mundo lejano, imaginaos si viviéramos en 2044.

 En mi lugar, no estoy muy familiarizada con los ochenta ni tampoco con el mundo virtual de los juegos online. Mis conocimientos en este campo son nulos, por lo que animarme a leer este libro fue todo un atrevimiento por mi parte. Pero Cline supo por dónde cogerme, como plantar semillas aquí y allá para mantenerme pegada a sus páginas, a pesar de que pensaba en el momento que este libro no era para mí en absoluto. Acabé su lectura más que maravillada precisamente porque el ritmo ágil de la historia y el tono un tanto sarcástico que le otorga al protagonista han logrado captar mi atención al momento. ¡Y el final….oh, el final! Me aventuro a pensar que el autor sabía muy bien lo que se traía entre manos, por lo que no es de extrañar que su libro llegue tanto a jóvenes como a adultos. Los elementos juveniles aportan frescura a un mundo un tanto oxidado y recargado de referencias pop. Y el mundo de tintes cercanos al cyberpunk nos es demasiado cercano para no identificarnos con él. 

The Distracted Globe - Ready Player One Fan Art by Andrew Guerrero

En conjunto, es una muy buena historia de tintes juveniles aunque no desde el enfoque que uno espera de este género. Por supuesto hay desengaños amorosos y dramas juveniles, pero la historia de Wade, en ocasiones la épica historia de Wade, va mucho más allá. Sutilmente, el autor esconde una crítica a una sociedad muy parecida a la nuestra, donde lo tecnológico supera cada vez más los valores más primitivos, hasta el punto de que dependamos de ello para satisfacer nuestras necesidades. Aunque claro, en estos matices tan lóbregos uno no se centra cuando está pendiente de la trama. 

“Cuando tu mundo entero se va a la mierda y la única persona con la que puedes hablar es una aplicación de agente de sistemas, sabes que estás jodido, muy jodido.”

Por una historia de intrépidas aventuras, para sumergirte en un mundo de infinitas posibilidades y para vivir en persona una adicción nada usual, os recomiendo que cojáis este libro por los cuernos y os pongáis a leer. 


ISBN: 9788466649179
Editorial: S.A. EDICIONES B (en España)
Nº de páginas: 464 págs.



¿Y vosotros? ¿Pensáis que es posible que nuestra vida futura se asemeje a la del libro?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...