sábado, 26 de septiembre de 2015

En el bosque, bajo los cerezos en flor, Ango Sakaguchi



“Cuando florecen los cerezos, la gente se siente alegre y feliz. Bajo los árboles cuajados de flores beben sake o comen dulces de arroz mientras exclaman: «¡Qué vista tan hermosa! ¡Qué espléndida es la primavera!» Pero todo es una gran farsa.”

Creo que la primera imagen que nos viene a la cabeza cuando alguien menciona el país nipón es sin duda la tan conocida estampa de los cerezos floreciendo a las orillas de un río. La exquisitez de las flores de cerezo no es sino el reflejo de una mentalidad que se estremece ante lo bello y lo efímero, símbolo de una belleza contemplativa ligada al espíritu japonés. De allí que eligiera atreverme con este título y abstenerme de leer cualquier sinopsis. Sí, es algo que suelo hacer y una de las mejores maneras de encontrar por puro azar títulos maravillosos.

Así es como llegó a mis manos En el bosque, bajo los cerezos en flor aunque para nada sospechaba lo que iba a encontrar. Tres historias escritas con el mimo y el lirismo que tanto empapa la literatura japonesa han conseguido que vuelva a pensarme si es realmente belleza la visión de estas flores o al contrario, un horrible vacío. 

En el primer relato que da nombre al libro, las flores son testigo de los horrendos acontecimientos que ls rodean. Conoceremos a un ladrón solitario, atrapado por la belleza de una mujer cuyo pasatiempo sanguinolento logrará atormentar a todo lector. En La princesa Yonago y Mimio, el segundo relato, volveremos a estremecernos de pavor ante las ocurrencias de una angelical criatura. El gran consejero Murasaki, el tercer y último relato, nos dejará sin aliento tanto por la exquisitez del estilo que parece alcanzar su culmen como la perversión sin límite de un personaje nada agradable.

Un conjunto de relatos donde la naturaleza contemplativa juega un papel fundamental y la acción en sí queda reducida a un segundo plano. Aquí prima la descripción de lo grotesco, del miedo y la angustia que nace de hombres y mujeres insatisfechas, avariciosas. Como envoltorio, nos sumergimos en una atmósfera sobrenatural que parece engullir al lector desde las primeras páginas.

“Nadie sabe cuál es el secreto de las flores de cerezo de Suzuka. Quizá sea eso que algunos llaman «soledad».”

Por la belleza escalofriante de estos relatos, es una lectura al más puro estilo del terror japonés, de líneas sencillas y con los propios toques del autor. Aunque no había disfrutado tanto como pensaba en un primer momento, creo, sin duda, que puede ser el libro adecuado para el lector adecuado. Por eso os animo a darle una oportunidad, sobre todo a los amantes de este género.

ISBN: 9788494112546
Editorial: Satori
Nº de páginas: 160 págs.


¿Y a vosotros? ¿Os gustan los relatos de terror japoneses?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. Hola!!
    Pues la verdad es que esta es la segunda reseña que leo de esta novela, y aunque tiene buena pinta, no me termina de llamar, no es mucho de mi estilo ;)
    Gracias por la reseña, me alegra que lo hayas disfrutado.
    Saludos! <33
    Por cierto, soy de la iniciativa blogs asociados y ya te estoy siguiendo, te espero por mi blog. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es bastante peculiar pero me gustó mucho, solo hay que darle una oportunidad XD.

      Gracias por pasarte por aquí, yo ya te sigo.

      Besos^^

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...