martes, 1 de septiembre de 2015

El cuento número trece, Diane Setterfield



«Usted es libre de no hablar si así lo desea. Pero el silencio no es el entorno natural para las historias; las historias necesitan palabras. Sin ellas palidecen, enferman y mueren, y luego te persiguen. ­–Se volvió hacia mí–. Créame, Margaret, lo sé. »

A principios de agosto, necesitaba una especie de tregua entre las lecturas cada cual más complejas, que iban absorbiendo mis energías poco a poco. El calor asfixiante que iba azorando el país en esas fechas, tampoco ayudó mucho. Busqué en varios blogs alguna lectura sencilla que me permitiera recuperar las fuerzas, y el resultado fue más que satisfactorio. Hoy os traigo un libro, que merece un puesto de honor entre mis lecturas veraniegas: El cuento número trece.

  Esta novela comienza cuando Margaret Lea, una joven de veintitantos años cuya vida discurre entre libros, recibe una carta de Vida Winter, la escritora más aclamada del país, cuyo pasado nadie ha logrado sacar a la luz. Entre mentiras, recuerdos y muchísima imaginación, ha logrado correr con el paso del tiempo un tupido velo sobre cualquier resquicio de su vida pasada… hasta hoy. Poco a poco, dejará salir a la luz a lo largo de este magnífico relato aquello que nunca se atrevió a confesar.

El cuento número trece es la historia jamás contada, una vida que se teje sobre las cenizas de un incendio, que habrá de marcar una familia de lo más excéntrica y las sombras que se esconden tras las cortinas de su mansión. Más que Margaret Lea, el personaje que atrae todas las miradas es la propia señora Winter, cuyo relato es el mismo epicentro de esta novela, la historia dentro de la historia. Vida Winters es un personaje que trasciende más allá de las páginas de este libro, un personaje que no se olvida fácilmente, envuelto en un halo de misterio, con dotes que recuerda a Sherezade en sus Mil y una noches.

En cuanto a la prosa, lo que más me sorprendido desde sus primeros capítulos fue la manera en la que la historia parece fluir y fluir, impidiendo abandonar el libro, aunque solo fuera por unos instantes. Es una lectura que te mantiene pegado literalmente a sus páginas y que no te suelta, pase lo que pase, hasta que hayas acabado el libro. La autora apuesta aquí por una prosa sencilla, con frases cortas que enlazan los hilos de la historia de una manera muy sutil y fluida. Abundan las descripciones, pero no recargan en absoluto la lectura.

«Cuando no somos nada, inventamos. Llenamos un vacío.»

Por la fluidez de este cuento, por la vorágine en la que nos sumergimos una vez empezada su lectura, por Vida Winter y, sobre todo, por todos los detalles que me es imposible contar sin revelaros nada del trama…gracias a todos estos elementos tan fútiles e imprescindibles en un libro, me he adentrado en una lectura con la misma emoción que hacía años que no sentía. Disfruté muchísimo y es por ello, por lo que pienso que hay que darle una oportunidad,seas o no fan de las sagas familiares.


ISBN: 9788499088068
Editorial: DEBOLSILLO (2011)
Nº de páginas: 480 págs.


¿Y vosotros? ¿Lo conocéis?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...